Wheeler declara que el NZD puede caer debido a criterios de intervención

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

“La canciller Merkel tiene la llave de salida para este lío, y es el momento de usarla”

El historiador económico Tooze se declara asustado por las cifras de paro en EE UU y España

“La crisis de 2008 fue el mayor gato por liebre de la historia, especialmente en Europa: millones de personas sufrieron sin motivo. Esperemos que eso no se repita”. El historiador económico de Columbia Adam Tooze (Londres, 53 años) levanta el teléfono desde Nueva York y se declara asustado por las cifras de paro en EE UU y en España. “La velocidad y profundidad de esta crisis no resiste las comparaciones con 1914, 1929 o 1941. Tiene la capacidad de devastación de una guerra combinada con la potencia destructiva de una crisis de primera magnitud, como la Gran Depresión. Pero no es nada de eso: no hay nada parecido en los dos últimos dos siglos y medio. Supone adentrarse en terra incógnita: el PIB de EE UU puede caer un 25% este trimestre, lo que cayó durante cuatro años en la Gran Depresión”. “Lo primero que hace un historiador es buscar analogías, pero más que acudir a los libros de historia quizás haya que acudir a las metáforas médicas: esto es un ataque al corazón, un coma inducido; es algo completamente nuevo bajo el sol”.

Autor del que quizá es el mejor libro sobre la Gran Recesión —Crash—, Tooze cita a Kennedy (“las grandes crisis producen grandes hombres”) pero no adivina quién puede ser el líder que tire del mundo hacia la salida de la crisis. Ni en EE UU ni en Europa. “Mario Draghi se inventó el whatever it takes y sacó al euro de una crisis existencial con una simple promesa. Eso ahora es imposible”. La sucesora de Draghi en el BCE, Christine Lagarde, cometió un grave error en marzo —“mal aconsejada por los alemanes”—, pero ha corregido el tiro. Tooze, sin embargo, cree que la maldición Europea —“demasiado poco, demasiado tarde”— sigue en pie. “Es comprensible que la opinión pública de España esté enfadadísima con esa mezcla de arrogancia y lecciones de moral que da el ministro holandés. De esta crisis solo podemos salir con gastos sanitarios masivos, con estímulos de primera magnitud y con los bancos centrales haciendo lo impensable. En Europa, por los rasgos característicos del euro, cuando lleguen los verdaderos problemas el único botón nuclear será el activismo del BCE combinado con los eurobonos. Por eso el malestar de los españoles debería mirar hacia otro lado: la canciller Merkel tiene la verdadera llave para todo este lío; es el momento de usarla. No debería repetir su patética puesta en escena de hace una década, esa insistencia en la austeridad que solo complicó las cosas”. “Los socialistas y los Verdes alemanes la están presionando. Der Spiegel ha hecho un editorial furioso contra la falta de ambición alemana. Esto no es como hace 10 años: la narrativa conservadora no se sostiene. Pero nunca hay que infraestimar esa narrativa; los holandeses no la han abandonado y tarde o temprano las moralinas de la derecha van a volver”.

La gestión europea de la Gran Recesión fue insoportablemente mediocre por la guerra de baja intensidad entre los deudores y los acreedores. “Pero esa batalla pseudomoral no tiene sentido esta vez: aquí no hay zánganos ni virtuosos, esto no es una fábula de La Fontaine; es una pandemia que exige una respuesta conjunta si el euro quiere salir de esta con todas las plumas”. “Si se rompe el euro el Sur lo va a pasar mal, pero el Norte también: los repliegues nacionalistas no son buena idea”.

Tooze evita el pesimismo recalcitrante de otras voces. Y cree que la dimensión de la crisis dependerá del tiempo que los Gobiernos mantengan las economías en hibernación. “Europa ha hecho grandes esfuerzos con estímulos potentes; EE UU ha hecho aún más pero porque no tenemos salud pública, ni prestaciones de paro ni nada parecido a los estabilizadores automáticos europeos contra la crisis”. “Ese esfuerzo fiscal se puede mantener tres, cuatro meses. Pero más allá de ese horizonte, si el confinamiento se eterniza, es difícil pensar qué puede suceder. Si los líderes se asustan y la respuesta es austeridad, como sucedió en la UE hace 10 años, la cicatriz será profunda y el euro puede saltar por los aires. Puede que las democracias den respuestas lentas, pero solían ser muy resistentes. Vamos a ver cuánto resisten”, cierra.

Información sobre el coronavirus

– Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

Los medios de comunicación piden ayuda ante el desplome publicitario para mantener el esfuerzo informativo

Las audiencias de prensa, radio y televisión alcanzan máximos, pero el parón económico amenaza su continuidad

Cuando el periodismo es más necesario que nunca, cuando más se demanda información de calidad y más se valora su función de servicio público, la situación de los medios de comunicación se vuelve ruinosa. Las asociaciones de editores de prensa y las de radio y televisión privadas han lanzado un grito de alerta porque, pese a las audiencias disparadas y un fuerte despliegue informativo, la publicidad se ha desplomado como consecuencia del parón de la economía y las medidas de emergencia ante la crisis del coronavirus. Y esto amenaza, advierten, con desencadenar un proceso de ajuste más duro incluso que el emprendido tras la crisis de 2008, que implicaría una fuerte destrucción de empleo si no el cierre de cabeceras y emisoras.

Las asociaciones de medios presumen estos días del esfuerzo de sus plantillas, pero no saben cuánto tiempo podrán sostenerlo. Por ello urgen al Gobierno a establecer medidas de apoyo específicas para sostener su actividad, esencial para los ciudadanos, un plan que pasaría por avales y créditos blandos para las empresas de medios, bonificación en las cuotas de Seguridad Social, a cambio de mantener el empleo, y por reforzadas campañas de publicidad institucional.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

“Si no se articulan ayudas, va a ser un tsunami y una tragedia para la democracia”, sentencia Fernando Yarza, presidente de la Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias (WAN-IFRA). Esta crisis, explica, “ha ido a caer en el peor momento posible, en pleno lanzamiento de los modelos de suscripción. Se ha invertido mucho esfuerzo y se ha hecho pedagogía”, dice, pero la crisis sanitaria ha frenado el proceso. Yarza recuerda: “[El sector] ya pasó por ajustes muy dolorosos, y hemos llegado hasta aquí muy tocados y sin ayuda”. A falta de un modelo asentado de suscripciones digitales, la publicidad sigue siendo la principal línea de ingresos, pero está sufriendo caídas dramáticas en las dos últimas semanas, desde que se decretó el estado de alarma.

“Nos enfrentamos a algo inédito: el desplome de ingresos cuando tenemos menos capacidad financiera que en la anterior crisis”, afirma Antonio Fernández-Galiano, presidente de la Asociación de Medios de Información (AMI), que agrupa a las principales cabeceras de prensa de España. “La crisis de liquidez puede llevarse al sector por delante. Lo peor que podría ocurrir es que nos viéramos abocados al cierre, a una feudalización del panorama informativo”, afirma.

La AMI ha trasladado al Gobierno sus propuestas en un documento que alerta: “Para evitar que a la salida de la pandemia el deterioro de las empresas de medios se traduzca en una nueva destrucción de puestos de trabajo y en pérdida del pluralismo informativo como sostén de la democracia, urge la adopción por parte del Gobierno de un plan específico que remedie la situación, en tanto persista la casi ausencia de publicidad en un momento de emergencia nacional”. Un momento en el que las redacciones realizan un enorme esfuerzo para informar de la pandemia y en el que la audiencia de las ediciones digitales gratuitas bate récords.

En caída libre

La anulación de campañas publicitarias en los primeros días de confinamiento apunta a una caída de ingresos por este concepto de hasta el 75% u 80%. La previsión para abril, explica Galiano, es una reducción de la facturación publicitaria en torno al 50%. Esta situación afecta a los periódicos, pero también a impresores, distribuidores y puntos de venta, necesitados de ayuda. “El sector de medios no es tan grande, y menos el de los periódicos. Si hay voluntad política, tampoco hay que inyectar muchísimo dinero”, declara. El presidente de AMI cree que, pese a todo, es “obligado” avanzar en los modelos de suscripción, un camino que ya han recorrido con éxito grandes diarios internacionales. Pero la magnitud de la crisis sanitaria ha puesto ese proceso en pausa, y llevado a los diarios a mantener abierta su cobertura.

Existen precedentes de planes públicos de apoyo a la prensa: los hubo en España bajo los Gobiernos de la UCD, a partir de 1978, y los socialistas entre 1984 y 1991. Más recientes son los programas para sostener a la prensa en otros países como Francia o Suecia.

Las radios privadas también abordan el despliegue informativo con los ingresos en caída libre. La Asociación Española de Radiodifusión Comercial (AERC) señala en un comunicado que “la radio comercial es ahora más que nunca un servicio público esencial”, pero las medidas aprobadas por el Gobierno “no dan respuesta a la singularidad de la radio”. Ramón Osorio, presidente de la AERC, calcula entre el 70% y el 80% el descenso de la inversión publicitaria. “Tenemos que responder a la sociedad. La radio da información, también para pequeñas ciudades y pueblos, y hace compañía a mucha gente, como los mayores solos. Vamos a aguantar. Pero o el Estado tiene interés en sostener esto o iremos a ajustes como los de la crisis de 2008”. Osorio plantea ayudas condicionadas a mantener los empleos, porque si no “esto va a ser un drama”.

La caída de ingresos publicitarios para las televisiones privadas en abierto no es tan abrupta, pero también es considerable: del 45% desde que se ordenó el confinamiento de la población en toda España. Eduardo Olano, presidente de la Unión de Televisiones Comerciales en Abierto (Uteca), destaca otro efecto: “Es fundamental que la televisión ha recuperado el papel que siempre tuvo como centro del hogar”, afirma. “La gente no está en las noticias falsas, sino en los soportes serios: prensa, radio, televisión. Si quieres saber necesitas a los periodistas”.

Comunicar la marca antes que vender un producto

En un momento en que los ciudadanos confinados están muy pendientes de los medios informativos, algunos anunciantes tienen ante sí una oportunidad, opina Olano, de Uteca. «Hacen esa apuesta los que quieren crear marca, no vender un producto ahora. Porque hoy quien comunica logra una notoriedad que no tenía». El presidente de las cadenas privadas en abierto asegura que el consumo de televisión ha subido un 40%, hasta casi cinco horas al día por individuo. Los informativos mandan y otro tipo de programas están parados. Es imposible grabar espectáculos con público, y se ha detenido la producción de ‘realities’ y de series de ficción, que requieren mucho personal. A las peticiones de otras asociaciones de medios, Uteca añade la exención del canon de RTVE y de la financiación de cine y series europeos, dada la parálisis de la producción. «Estamos esperanzados en que cuando se vea una mejora sustancial el mercado publicitario reaccionará con fuerza», dice Olano, quien admite que prefiere pecar de optimista.

Información sobre el coronavirus

– Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

Riesgo y protección

Es preciso repensar un modelo que ha dejado que la lógica de mercado defina lo que es beneficioso

Se ha utilizado el texto, conciso y sugerente, de Augusto Monterroso de muchas maneras. “Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”. Ciertamente, el dinosaurio del riesgo seguirá presente en nuestras vidas. Es algo inherente a la condición humana y este inicio de siglo nos lo recuerda constantemente. Vamos incorporando capas de inquietud y desasosiego. Desigualdades intolerables, tecnología invasiva y al mismo tiempo imprescindible, oleadas de población que buscan salida a la falta total de esperanza, límites ambientales claramente superados y ahora una pandemia que muestra de manera evidente las costuras de una globalización con graves déficits de gobernanza.

Llevamos años oyendo que el riesgo estaba en la intervención de los poderes públicos que, al querer afrontar los desajustes del mercado e incrementar la protección, lo que provocaba eran mayores contratiempos. Ahora, en cambio, lo que vemos es lo importantes que son las políticas públicas para afrontar situaciones en que lo que está en juego es la vida. Y en ese escenario el protagonismo de una economía mercantil que hemos naturalizado muestra todas sus flaquezas. La depresión de 2008 fue abordada con medidas financieras que trataron de reducir los daños que la obsesión desreguladora propició, y ahora podemos estar en las mismas, dominados como estamos por la ortodoxia financiera y la aversión radical al déficit. Estamos mucho más pendientes de lo que dice el Banco Central Europeo que de reclamar una política de salud pública realmente europea, que marque medidas solidarias y de acción conjunta. No hay salida a los retos vitales que plantea la Covid-19 desde una estricta lógica de costes.

Los Estados han reaparecido como garantes de un umbral básico de protección generalizada. Como referentes de un “nosotros” que resulta imprescindible cuando se alude a un riesgo compartido. Europa no constituye ese techo común. Pero la Comisión Europea no puede refugiarse en que no tiene competencias ni dispone de políticas propias en materia de salud. De la mano del control monetario y financiero, ha intervenido enormemente en las políticas públicas de cada país miembro. Recordemos la presión ejercida para reducir presupuestos públicos en educación, salud o servicios sociales. Ahora echamos en falta camas que tuvieron que suprimirse en aras de la disciplina presupuestaria. Decía hace poco la canciller alemana Merkel que lo importante ahora era combatir la epidemia, y que ya llegaría la hora de mirar el déficit. Necesitamos una mirada larga que recupere el sentido de protección cuando ahora nos enfrentamos a riesgos mortales. O Europa es capaz de asumir esa labor, que le dé sentido social a su existencia, o acabará siendo residual en un evidente rearme nacional securitario.

Ni es una crisis sanitaria habitual ni sus secuelas lo serán. La combinación cambio tecnológico-riesgo global y sus diversos componentes obliga a repensar estructuralmente un modelo que ha dejado que la lógica del mercado adquiriera vida propia y acabe definiendo lo que es beneficioso o perjudicial general e indiscriminadamente. Lo hemos visto estos días con el trasiego de mascarillas y aparatos de ventilación por toda Europa. ¿Para cuándo una normativa europea que revoque los derechos de propiedad intelectual de instrumentos básicos de defensa de la vida? ¿Es la lógica del mercado la que debe guiar una investigación médica que resulta imposible sin la inversión pública en ciencia básica? ¿No debería ser abierta y genérica la vacuna de la Covid-19? ¿Condicionaremos las ayudas de recuperación económica a que se cumplan objetivos públicos inaplazables?

Si no queremos caer en la fascinación del autoritarismo con visos de eficiencia, hemos de poner en valor la importancia de que lo público institucional y lo público comunitario establezcan lazos que permitan actuaciones conjuntas en casos como la Covid-19. Incorporando esa dimensión de cuidados, de defensa de la vida, que nos interpela por todas partes y que tiene un fundamento femenino indudable. Espacios y políticas que nos protejan, pero no de forma patriarcal y jerárquica. Recuperar los lazos con el planeta, proteger a los más vulnerables, pero desde el reconocimiento de sus derechos, desde lógicas de cercanía y de mediación en la aplicación estrictamente administrativa de medidas que afectan la dignidad de personas y colectivos. La combinación de una Europa socialmente más activa, con mayor presupuesto para asegurar protección, y una red de instituciones y colectivos que aprovechen la proximidad para fortalecer lazos y vínculos, pueden permitirnos encarar riesgos cada vez mayores que, en sus múltiples caras, siguen estando ahí al despertar.

Joan Subirats es catedrático de Ciencia Política en la Universidad Autónoma de Barcelona.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis. Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público.

Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros).

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

Like this post? Please share to your friends:
Opciones binarias: aprendizaje básico
Deja un comentario

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: