Uso de los CFD Para Cubrir Posiciones en Acciones

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

Uso de los CFD Para Cubrir Posiciones en Acciones

Además de servir como instrumentos de especulación, los Contratos Por Diferencia pueden emplearse como una poderosa herramienta de protección ante el riesgo para aquellos que entienden las características de este producto de inversión. Cobertura se define como la acción de abrir una posición igual pero opuesta usualmente a través de un derivado como los CFD por ejemplo, con el fin de mitigar o reducir el riesgo de una posición que ya está abierta. De hecho, una gran cantidad de traders utilizan los CFD como parte de su estrategia de cobertura para proteger sus carteras de inversión en acciones y sus posiciones de trading abiertas en estos instrumentos financieros. Una cobertura crea una exposición neutral al mercado por lo cual cualquier cambio en el precio es compensado por las posiciones opuestas.

Dado que los CFD son derivados apalancados, su apalancamiento sirve para proteger el valor total de una posición en acciones sin tener que invertir una cantidad elevada de dinero igual a la utilizada para la inversión en las acciones. En ocasiones los CFD también son empleados para obtener ganancias con los movimientos a corto plazo del precio de las acciones que conforman una cartera de inversión, sin la necesidad de vender las acciones directamente y capitalizar las ganancias producidas por esa inversión hasta el momento.

Es importante entender que cada vez que un inversor realiza la cobertura de una posición financiera, está aceptando la posibilidad de perder un cierto porcentaje de su beneficio potencial. En este tipo de operaciones siempre existe una compensación o concesión que se debe hacer, ya que la cobertura es por así decirlo una especie de póliza de seguros para las inversiones. De hecho, en el sentido más amplio contratar un seguro es un acto de cobertura. Por lo tanto hay un precio que el inversor debe pagar en términos de pérdida de ganancias, pero una cobertura debidamente implementada evita que el inversor sufra pérdidas excesivas. Una cobertura le permite al trader compensar cualquier pérdida sufrida en una posición long con las ganancias generadas por una posición short opuesta.

Si tenemos una cartera de inversión en acciones y estamos preocupados porque consideramos que en poco tiempo se va a producir una caída en el mercado, entonces probablemente vamos a querer protegernos ante ese evento. Para evitar pérdidas, simplemente podríamos vender las acciones, esperar que su valor caiga y luego, posiblemente comprarlas de nuevo a un precio inferior. Pero en este caso estaríamos especulando ante una posible caída del mercado que podría no producirse, una práctica distinta a la de cubrir nuestro portafolio de inversión.

Otra desventaja de este curso de acción, tal como se mencionó anteriormente, es que al vender nuestras acciones estaríamos capitalizando las ganancias obtenidas hasta ese momento con el capital invertido en las acciones. Si el precio de las acciones no sufre cambios importantes y las compramos nuevamente, aún así tendríamos que pagar impuestos sobre ganancias de capital al final del año sin tener ningún beneficio a la mano para cumplir con ese gasto.

Para cubrir nuestra posición y protegernos ante las pérdidas, una medida más razonable sería abrir posiciones short en CFD basados en las mismas acciones de la cartera de inversión por un valor que iguale al de la participación accionaria. De esta manera, si el precio de las acciones cae, entonces el valor del portafolio de inversión también disminuye, sin embargo, las ganancias en las posiciones de venta en CFD neutralizan por completo esas pérdidas ya que las igualan en magnitud.

Cobertura de posiciones individuales en acciones

La mayoría de los traders e inversores que comienzan a operar con CFD tienen como objetivo generar ingresos a corto plazo aprovechando el elevado apalancamiento que ofrecen estos derivados financieros. También hay un grupo de inversores interesados en la simplicidad del uso de los CFD como herramienta de protección ante el riesgo para sus carteras de inversión. Esto se debe a que con los CFD, una posición de venta puede ser abierta para cubrir cualquier volumen o tamaño de posición requerida.

Por ejemplo, una estrategia de trading popular, la cual puede resultar útil en épocas turbulentas, utiliza una cobertura para cubrir una sola posición en acciones por medio de un CFD. Imaginemos, por ejemplo, que tenemos una posición long en acciones de una compañía, cuyo precio consideramos que es vulnerable a corto plazo, pero que queremos conservar en nuestro poder como inversión a largo plazo tanto por el precio de la acción en sí como por el ingreso por dividendo. Si conservamos una posición de 5000 acciones de la compañía, podemos cubrir el riesgo de esta inversión a través de una posición short con CFD basados en 5000 acciones de la misma empresa, de tal manera que quede compensada la exposición al riesgo para esa inversión en acciones en particular. Si hacemos la cobertura de forma correcta, seremos capaces de liquidar la posición short en CFD a un nivel de precios menor y las ganancias obtenidas con estos CFD permitirán compensar cualquier pérdida momentánea de nuestra inversión en acciones.

En caso de que el valor de las acciones no cambie, tampoco lo hará el de los CFD. En este caso podemos comprar de nuevo los CFD que vendimos para abrir la posición short de cobertura de tal manera que la posición sea liquidada. Si el valor de las acciones se incrementa, entonces las ganancias en el portafolio de inversión son neutralizadas por las pérdidas en los CFD, lo que ocasiona que perdamos nuestro beneficio potencial, pero al menos el valor del portafolio está protegido, lo que era la intención original al abrir la posición en CFD. Además, dado que las operaciones con CFD se realizan con base en margen, un gran movimiento en una inversión a largo plazo con acciones puede ser cubierto con una inversión relativamente baja en CFD.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

La cobertura por medio de CFD permite proteger posiciones en acciones sin las complicaciones de las operaciones en corto (venta o short) tradicionales en las cuáles se requiere «pedir prestado» acciones para venderlas.

Durante la crisis del euro, más y más inversores comenzaron a invertir en posiciones short en el índices MIB (Italia), el CAC (Francia), el IBEX (España), y los principales índices de Estados Unidos con el fin de proteger sus inversiones. Otros expresaron su pesimismo con respecto a la economía comprando oro y como efecto directo este commodity ha estado haciendo altos más altos y bajos más bajos y ha alcanzado precios records en las principales divisas a nivel mundial incluyendo el dólar estadounidense y el euro.

Cobertura por medio de índices

La cobertura no necesariamente involucra la compensación de dos posiciones opuestas en el mismo mercado tal como se hace cuando se cubre una posición en acciones por medio de contratos por diferencia basados en la misma acción, ya que el inversor también tiene la opción de cubrir su riesgo mediante la diversificación de sus inversiones. Supongamos que consideramos que a corto plazo el mercado de valores va a pasar por un periodo de extensa volatilidad a pesar de lo cual no queremos vender nuestro portafolio en acciones ya sea por motivos de impuestos o simplemente porque deshacernos de una cartera de inversiones de este tipo puede resultar complicado y costoso sobre todo si tiene un volumen considerable.

Si tenemos una cartera sustancial y variada, entonces en lugar de abrir posiciones short en CFD basados en cada acción individual que conforma portafolio, podemos considerar abrir posiciones short en CFD basados en índices bursátiles, los cuáles reflejan todo el mercado. En tal escenario, tenemos la posibilidad de operar con base en uno de los principales índices como el FTSE o el S&P 500 (dependiendo del mercado en que estamos invirtiendo), con lo cual obtenemos una ganancia con los CFD si el mercado cae, lo que a su vez compensa cualquier pérdida producida en el portafolio de inversión en acciones. Esto no nos brindará una correspondencia exacta con el portafolio de inversión, dependiendo de sus constituyentes, pero puede proveer una medida de cobertura en contra de una recesión económica. En este caso es necesario considerar cual es el índice que mejor refleja el desempeño de nuestra cartera y tal vez renunciar a la cantidad real ya que es muy poco probable que encontremos un índice que tenga un desempeño igual o casi igual. Este estrategia de trading funciona particularmente bien en caso de que efectivamente las acciones en general bajen de precio debido a las condiciones económicas que imperan durante ese periodo. Al vender CFD basados en un índice bursátil bajo esas condiciones obtenemos beneficios de la caída general en el mercado que pronosticamos.

Independientemente de si el inversor cree que las acciones van a aumentar o bajar, tiene la posibilidad de cubrirse ante cualquier acontecimiento inesperado en el mercado mediante la compra o venta de CFD basados en índices o sectores. Si bien es fundamental que el inversor analice con cuidado los números para verificar hasta que punto su cartera de inversión está cubierta mediante el método anterior para evitar cualquier pérdida -por supuesto que en este caso hay costos por comisiones, spreads y cargos asociados con las operaciones con CFD – un beneficio incidental de esta técnica de cobertura es que los CFD le pagan al trader un interés por cada día que mantenga abierta una posición short. A pesar de que este interés no representa una cantidad de dinero elevada, puede ayudar a compensar cualquier costo asociado a las operaciones efectuadas.

Uso del trading con pares de acciones como mecanismo de cobertura

Otra estrategia de cobertura bastante común consiste en la compra de CFD basados en acciones de una compañía y la venta simultánea de CFD basados en acciones de una compañía rival. Esto se conoce como trading con pares de acciones ya que involucra la negociación con un par de posiciones opuestas de CFD basados en acciones las cuáles son abiertas al mismo tiempo.

¿Como cubrir un portafolio de $150 000 en acciones con CFD?

Actualmente para los inversores y especuladores que operan en los mercados financieros existen diversas técnicas que le pueden ayudar a proteger su dinero. Una de estas técnicas consiste en emplear los Contratos Por Diferencia (CFD) como instrumento de cobertura ante posibles circunstancias adversas, es decir utilizar este producto financiero como un mecanismo de protección de riesgo para cubrir una cartera de inversión en acciones en el mercado por ejemplo o cualquier otra forma de inversión similar basada en instrumentos financieros cotizados en los mercados.

Cobertura (hedging) es un término empleado cuando invertimos para reducir nuestro riesgo. De esta forma, cuando operamos de tal manera que limitamos el riesgo, esto usualmente significa que también limitamos nuestras ganancias aunque esto nos brinda la ventaja de sufrir una pérdida más reducida en caso de que las cosas no salgan como planeamos ya que nos anticipamos a lo que puede hacer el mercado tanto a nuestro favor como en nuestra contra. Al anticiparnos al mercado, podemos tomar las precauciones apropiadas y realizar la acción correcta ante los escenarios posibles.

Uso de los CFD para propósitos de cobertura

Los CFD pueden emplearse para cubrir una cartera de inversión en acciones (o en otro activo financiero). En lugar de liquidar o vender las acciones durante un periodo en que el mercado atraviesa por una tendencia bajista o bajo condiciones de alta volatilidad, el trader puede cubrir fácilmente el riesgo potencial mediante la venta de una posición equivalente por medio de CFD durante un periodo de tiempo determinado. Esto permite brindar una protección efectiva a las inversiones en acciones a un costo relativamente bajo.

Por ejemplo, si queremos cubrir un portafolio de $150000 usando CFD, el proceso es simple. Simplemente abrimos una posición opuesta del mismo volumen con CFD basados en las acciones que conforman el portafolio de inversión y que consideramos que están atravesando un retroceso temporal.

Los CFD permiten la cobertura de inversiones en acciones debido a que los inversores pueden abrir posiciones de venta (short) con base en el mismo número de acciones que poseen.

Por ejemplo, supongamos que tenemos una inversión en acciones cuyo valor ha aumentado en el transcurso de los años y estamos preocupados debido a que consideramos que el mercado está apunto de caer y causar la pérdida de un porcentaje de nuestras ganancias. Ante esta situación, simplemente podemos abrir una posición short en CFD basados en estas acciones, y si el precio cae como lo hemos anticipado, los CFD producen una ganancia la cual contrarresta las pérdidas que sufrimos en las acciones.

Ahora, supongamos que este portafolio de inversión está constituido por las principales acciones que conforman el índice FTSE 100, y que está dividido en 10 partes (grupos de acciones) con un valor de $15000. Por ejemplo, una de esas partes podría estar constituida por acciones de Vodafone por un valor de $15000 mientras que otra podría estar formada por $15000 en acciones de BP, las cuáles consideramos que van a bajar su valor en un futuro cercano debido a una serie de factores. En lugar de vender las acciones directamente en el mercado, lo cual evitaría que pudiésemos obtener ganancia futuras con las mismas, decidimos abrir dos posiciones short con CFD, una en Vodafone y la otra en BP, con una exposición de $15000 para cada una. El depósito requerido para abrir estas dos posiciones o margen inicial, es del 10% de la exposición al mercado (valor normal en la mayoría de los brokers con CFD), lo que significa que en total necesitaríamos $3000 para abrir ambas posiciones y establecer la cobertura de la inversión.

¿Porqué queremos hacer esto en lugar de solo vender las acciones y comprarlas nuevamente cuando comiencen a subir? En primer lugar, al vender las acciones tendríamos que pagar impuestos por ganancias de capital, que de otro modo no nos veríamos en la obligación de pagar hasta que finalmente decidiéramos que no queremos conservar las acciones por más tiempo. Cuando sumamos a esto los costos por las operaciones y el stamp duty (impuesto de timbre), podemos concluir que cubrir una posible pérdida por medio de CFD es una medida que tiene bastante sentido práctico.

Asumiendo que estamos en lo correcto y el mercado comienza a atravesar un periodo de tendencia bajista, las pérdidas en nuestro portafolio de inversión en acciones serán compensadas por las posiciones short en CFD y aquí es donde podemos apreciar las ventajas del uso de CFD como una herramienta de gestión de riesgo y de cobertura. Si se manejan adecuadamente, los CFD no tienen porque ser demasiado riesgosos, ya que todo depende de como sean utilizados.

Uso de los Futuros y las Opciones antes del advenimiento de los CFD

Otro método empleado empleado para cubrir inversiones acciones en contra de pérdidas potenciales es el uso de Futuros u Opciones. En este caso, los CFD presentan la gran ventaja sobre estos derivados de que no tienen un periodo de vencimiento, mientras que las opciones y los futuros expiran y deben ser renovados para mantener la posición abierta. Otro problema al emplear opciones y futuros es que el trader debe negociar en cantidades establecidas y por lo tanto no puede balancear de forma exacta la operación con el número de acciones que posee. Por lo tanto el inversor puede verse cubierto solo de manera parcial o por el contrario sobre cubierto. En cambio, los CFD pueden adquirirse en la misma cantidad o volumen que las acciones que conforman el total de nuestra inversión.

Ventajas y desventajas del uso de CFD como estratregia de conbertura

Una ventaja incidental de esta estrategia de cobertura es que el trader recibe un interés diario con base en la posición short en los CFD mientras la mantenga abierta. Claro está esta tasa de interés no es demasiado elevada y por lo general es un 2% más baja que la tasa de interés bancaria estándar (como por ejemplo LIBOR), pero ciertamente sirve de ayuda.

Sin embargo, una desventaja de la cobertura con CFD es que en caso de que el precio de la acción suba, las ganancias que pueda obtener el inversor por sus acciones serán contrarrestada por las pérdidas en los CFD que pueden ser elevadas ya que este es un derivado apalancado. En este caso puede que estemos cubriendo el riesgo, pero a expensas de posibles ganancias.

En la práctica podemos usar tanto el spread betting como los CFD para propósitos de cobertura, pero los CFD son favorecidos en la mayoría de los casos por los inversores. Esto se debe a que a pesar de que cualquier ganancia obtenida a través de los CFD está sujeta a impuestos sobre ganancia de capital, en caso de que nos equivoquemos con respecto al comportamiento del mercado y suframos una pérdida, al menos podemos compensar esta con las ganancias obtenidas con las acciones.

Si tengo IAG en cartera, ¿cómo cubro mis posiciones?

Si tenemos posiciones a largo plazo en acciones y no queremos deshacernos de ellas, pero a la vez nos gustaría cubrir esas posiciones ante la posibilidad de mayores caídas, podemos utilizar CFD como producto que permite cubrir el 100% de la posición de una manera muy sencilla.

Si por ejemplo tengo compradas 1.000 acciones de cualquier empresa, puedo vender 1.000 CFD de esa empresa, de manera que si el mercado sigue cayendo tengo un beneficio con los CFD que cubre mi pérdida temporal en la cartera de acciones.

Imaginemos que estamos posicionados en un valor que pensamos que está siendo excesivamente penalizado por la crisis del coronavirus, como podría serlo IAG. Si, por ejemplo, tuviese posiciones en IAG y no hubiese querido salir del valor a tiempo cuando perdió los soportes de corto la semana pasada y, en el largo plazo esta semana pensase que puede seguir desplomándose a corto plazo, pero que a largo plazo puede remontar, podría poner una posición corta en CFD para cubrir la posición. Así, imaginemos que tengo una cartera de 1.000 acciones de IAG compradas a 5 euros, lo que me supuso un desembolso de 5.000 euros. En el momento de escribir estas líneas cotiza en 2,849 euros, por lo que 1.000 títulos suponen un valor nominal de 2.849 euros.

En el caso de los CFD, la garantía que nos solicitan es del 20% del valor total de la operación, por lo que me pedirían para abrir la posición 569,8 euros (el 20% de 2.849). Imaginemos que el precio cae hasta los mínimos de noviembre de 2020, cuya cotización era de 1,26907 euros y que, a partir de ese momento el precio se estabiliza, se soluciona la crisis del coronavirus y el precio comienza a subir, de manera que se decide cerrar la posición bajista, por ejemplo, en 1,30 euros.

De esta forma, la ganancia hubiese sido de 1,549 euros (2,849 – 1,30 euros = 1,549) por cada CFD, ya que habíamos vendido 1.000. Vemos así que hemos utilizado un producto derivado como el CFD para cubrir nuestra posición cuando el mercado ha sido bajista. Es un producto que nos permite también invertir también a la baja, incluso si no quiero cubrir posiciones de ninguna cartera.

Necesitamos tu colaboración más que nunca

Si eres seguidor de Estrategias de Inversión y te resultan atractivos nuestros análisis, informes y herramientas, hoy es el momento de beneficiarte de nuestros contenidos Premium y ayudarnos a seguir siendo independientes.

La emergencia del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad y es importante que sigamos siendo independientes para ofrecerte los análisis y herramientas que miren por ti.

Suscríbete ahora y tienes 15 días para probarlo. Podrás cancelarlo sin ningún tipo de compromiso en caso de que no se ajuste a tus expectativas.

Hoy más que nunca, es el momento de apoyar los servicios que utilizas habitualmente

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

Like this post? Please share to your friends:
Opciones binarias: aprendizaje básico
Deja un comentario

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: