Las tarjetas revolving y el alto riesgo de endeudamiento

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

Las tarjetas ‘revolving’ y el alto riesgo de endeudamiento

El ‘malendeudamiento’ de estas tarjetas crece un 10% en apenas dos años

Sí eres titular de una tarjeta ‘revolving’ es probable que te sientas identificado con este artículo, y si aún no eres cliente quizás sea mejor que primero le eches un vistazo y después decidas si te conviene, o no, contratar una tarjeta de este tipo.

Glosario del contenido del artículo:

Las tarjetas ‘revolving’ son tarjetas que pueden ofrecernos diferentes ventajas, pero también es imprescindible conocer sus inconvenientes, que también comentaremos a continuación.

Las tarjetas ‘revolving’ y sus posibilidades

En un mundo cada vez más consumista las tarjetas ‘revolving’ surgen como una alternativa más para cubrir esta necesidad. Se trata de tarjetas qué ofrecen un crédito al consumo, es decir, un instrumento de pago que nos permite, entre otras acciones, aplazar las compras.

Estas tarjetas se caracterizan por estar limitadas con un crédito establecido, es decir, una cantidad de dinero de la que podemos disponer para realizar pagos. Este crédito al consumo va disminuyendo a medida que realizamos compras o cargos en la tarjeta.

En pocas palabras, son tarjetas que nos permiten pagar a plazos y utilizar el crédito disponible.

En cuanto al crédito, para seguir disfrutando de éste es importante ir saldando la deuda. De hecho, para evitar problemas mayores es importante informarse sobre cómo amortizar la deuda y lo primero en que debemos de fijarnos es en los plazos.

Sí te decides por el pago total, independientemente de la fecha, las entidades no te van a cobrar intereses, al menos la mayoría no suele hacerlo. De lo contrario, sí optas por el pago a plazos tendrás que enfrentarte a los inconvenientes de este tipo de tarjetas, cómo son los intereses que se generan, los cuales ya te advertimos que suelen ser bastante elevados.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

Y ahí está el principal problema, quienes deciden contratar una tarjeta ‘revolving’ por sus ventajas desgraciadamente obvian un detalle qué puede provocarles un ‘malendeudamiento’.

El ‘malendeudamiento’ crece un 10% en apenas dos años

En España son muchas las familias que encontraron en las tarjetas ‘revolving’ una forma rápida de financiación, una vía aparentemente fácil pero qué ha llevado a una gran parte de la población, sin poder evitarlo, a una deuda prácticamente perpetua.

Uno de los principales inconvenientes de estas tarjetas, que por desgracia muchos de los afectados obviaron, son los intereses. Unos intereses muy elevados qué han provocado un endeudamiento ‘sin fin’ para muchos de los titulares de estas tarjetas.

Cómo decíamos, las tarjetas ‘revolving’ se utilizan principalmente para financiar los pagos al consumo. Las entidades pueden ofrecer líneas de crédito de hasta 5.000 o 6.000 euros, y cualquiera puede amortizarlo a plazos, y en cómodas cuotas, pero con sus intereses correspondientes claro está, y no son precisamente bajos cómo veníamos comentando.

Estos intereses, que son el principal problema de los clientes de estas tarjetas, oscilan entre el 20% y el 30% respecto al 7% y el 11% qué cobra el Banco de España de media por préstamos con características muy similares.

De hecho, el Tribunal Supremo habla de ‘usura’ e incluso ha demandado contra estas entidades por ‘engañar’ a los ciudadanos con las tarjetas ‘revolving’.

Se trata de un producto de financiación aparentemente fácil pero que lleva a muchas familias a la deuda prácticamente perpetua. En la Agencia Negociadora de Productos Bancarios lo denominan cómo ‘el pago eterno’, pues nunca se termina de pagar los intereses, ya que cuando los estás amortizando tienes que pagar más intereses, y la deuda no acaba nunca.

Muchas son las familias afectadas por las dificultades para amortizar los intereses derivados de estas tarjetas ‘revolving’ y cada vez hay más reclamaciones. En apenas un par de años el endeudamiento o cómo muchos denominan, ‘malendeudamiento’ ha crecido un 10%.

La razón es evidente, cada vez es más fácil conseguir este tipo de producto de financiación, pero como advertíamos las tarjetas ‘revolving’ también tienen sus inconvenientes que en este caso son los elevados intereses que exigen.

Sin duda hablamos del crédito al consumo más caro que existe hoy en el mercado, más caro que los préstamos habituales, e incluso más caro qué cualquier hipoteca. Así que imagínate el alto riesgo de endeudamiento al que te expones si contratas una tarjeta ‘revolving’.

Prácticas de ‘usura’ y el peligro de las tarjetas ‘revolving’

Son muchas las tarjetas ‘revolving’ que han sido comercializadas en los últimos años utilizando prácticas que desde la Agencia Negociadora de Productos Bancarios define cómo de ‘usura’.

Estas tarjetas suelen ofertarse a través de campañas que destacan la posibilidad de acceder a créditos rápidos y casi sin trámites. La fórmula siempre se repite: dinero rápido, fácil y sin importar la situación financiera de los clientes potenciales.

¿El peligro? Los riesgos que tienen las tarjetas ‘revolving’ por sus elevados intereses, y qué están provocando que muchas familias se endeuden prácticamente de por vida.

A diferencia de las tarjetas de crédito tradicionales que permiten el pago total o aplazado de las compras, en las tarjetas ‘revolving’ todos los pagos tienen que aplazarse, y eso implica tener que hacerse cargo de los correspondientes intereses.

Para devolver el crédito los titulares de las tarjetas pueden optar por pagar un porcentaje del saldo pendiente a devolver dentro de unos mínimos y máximos, o a través de un pago fijo donde el cliente elige la cuota fija.

El problema en este caso es que si la cuota elegida no cubre los intereses generados la devolución se demorará, lo que ocasionará que la deuda crezca aún más y finalmente no pueda satisfacerse a través de esta forma de pago.

Por esta razón son muchos los clientes de estas tarjetas ‘revolving’ los que quedan ‘atrapados’ por esta especie de ‘espiral crediticia’. Algunos de los afectados acusan a las entidades acreedoras por sufrir una situación de acoso y persecución constante para ejercer presión.

Como decíamos este tipo de entidades no realizan ningún estudio de solvencia de los clientes potenciales, y ofrecen estas tarjetas ‘revolving’ sin tener que realizar casi trámites. Es sin duda la ‘usura’ del siglo XXI.

La OCU ha lanzado recientemente una campaña llamada #SpotUsura.

El Supremo declara “usurario” el interés de las tarjetas ‘revolving’

Falla en contra de Wizink que ofrecía un crédito al 27% ligado a sus plásticos pero abre la vía a que la entidad siga comercializando el producto aunque más barato

El Tribunal Supremo ha vuelto a dar un varapalo este miércoles al sector bancario al declarar nulo, por «usurario», el tipo de interés de un crédito ligado a una tarjeta revolving. El caso abordado por el alto tribunal es el de un préstamo, concedido inicialmente al 26,82% TAE y que ascendió luego al 27,24% de interés, asociado a una tarjeta de Wizink que ofrecía un crédito revolving, que permite flexibilizar las disposiciones y reducir tanto las cuotas de la devolución que la deuda corre el riesgo de convertirse en perpetua.

El Pleno de la Sala Primera del Tribunal Supremo ha desestimado el recurso presentado por Wizink Bank al entender que el coste impuesto al consumidor es excesivo, en virtud de la Ley de Represión de la Usura de 1908.

En primer lugar, el tribunal considera que la referencia para calibrar ese carácter usurario debe ser el tipo de interés medio aplicado a este segmento de crédito, en su caso el de las tarjetas, que según los datos del Banco de España rondan el 20%, lo que el fallo considera «ya muy elevado». «Cuanto más elevado sea el índice a tomar como referencia en calidad de ‘interés normal del dinero’, menos margen hay para incrementar el precio de la operación de crédito sin incurrir en usura», añade, exponiendo que en este caso el exceso es «notablemente superior» y «manifiestamente desproporcionado», al superar el 27%.

A partir de ahí, la sentencia expone que «han de tomarse además en consideración las circunstancias concurrentes en este tipo de operaciones de crédito, como son el público al que suelen ir destinadas». Se trata, recoge, de «particulares que no pueden acceder a otros créditos menos gravosos, y las propias peculiaridades del crédito revolving, en que el límite del crédito se va recomponiendo constantemente, los intereses y comisiones devengados se capitalizan para devengar el interés remuneratorio y las cuantías de las cuotas no suelen ser muy elevadas, en comparación con la deuda pendiente, pero alargan muy considerablemente el tiempo durante el que el prestatario sigue pagando las cuotas, hasta el punto de que puede convertirle en un deudor cautivo«.

MÁS INFORMACIÓN

El Gabinete Técnico del Área Civil del Supremo explica además, en un comunicado, que «no puede justificarse la fijación de un interés notablemente superior al normal del dinero por el riesgo derivado del alto nivel de impagos anudado a operaciones de crédito concedidas de modo ágil», como alegaba la entidad. Argumenta el tribunal que «la concesión irresponsable de préstamos al consumo a tipos de interés muy superiores a los normales, que facilita el sobreendeudamiento de los consumidores, no puede ser objeto de protección por el ordenamiento jurídico».

Este tipo de productos, y el peligro que comporta para el consumidor, ha sido denunciado por el propio Banco de España, que hace unos meses lanzó un simulador para permitir a los clientes de la banca entender el riesgo que corren de no acabar nunca de pagar estos créditos.

El fallo, por tanto, era esperado con máxima expectación tanto por entidades financieras como por asociaciones de consumidores, pues el criterio del Supremo regirá para las instancias inferiores y comenzará a marcar el signo de los múltiples pulsos abiertos entre clientes y bancos.

El caso había sido elevado al Supremo por Wizink, tras recibir sentencias en contra en primera y segunda instancia al considerar los jueces que los tipos de interés establecidos suponían usura, basándose en la citada ley de 1908.

La lectura de la entidad

Fuentes de WiZink, sin embargo, ven la parte positiva: «La sentencia reconoce que las tarjetas de pago aplazado son un mercado diferenciado con unas características concretas, distintas a otros productos de crédito. Establece que para determinar si el tipo de interés es o no usurario ha de tomarse como referencia los precios publicados en las estadísticas oficiales del Banco de España relativas al segmento de tarjetas de crédito con pago aplazado».

Esta parte es clave, puesto que WiZink había solicitado en numerosas ocasiones que tomaran las tarjetas de crédito como un instrumento separado al del crédito al consumo. La sentencia de 2020 que abrió la caja de Pandora, establecía que el tipo de interés era usurario por ser más del doble del tipo de interés de los créditos al consumo en ese momento. Ahora, el tipo de interés medio de este tipo de préstamos se sitúa en el 6,37%. La novedad del fallo actual es que no fija ese interés como referencia. Pero, al mismo tiempo, no establece un criterio fijo para entender qué puede considerarse “notablemente superior” a la referencia del mercado.

Incidencia en el sector

En conjunto, la banca española acumula unos 13.620 millones de euros en préstamos ligados a tarjetas de crédito, a un tipo medio del 19,67% según los últimos datos recopilados por el supervisor financiero. Una parte creciente de estos préstamos corresponde a las llamadas tarjetas revolving, una suerte de líneas de crédito cuya amortización implica liberar más crédito para el cliente que las contrata.

Se espera que el criterio fijado este miércoles por el Supremo ayude a dejar atrás la controversia que este asunto viene generando en la justicia española, con 31 Audiencias Provinciales fallando a favor de los consumidores y una docena haciéndolo en contra.

Sin embargo, el Supremo abre una nueva posible vía de litigación al considerar que la cláusula que fía el interés remuneratorio de la tarjeta en cuestión podría haber sido juzgada a la luz de «los controles de incorporación y transparencia», si bien en este caso no se ha hecho porque los demandantes solo pedían su anulación en virtud de la ley de usura.

La posición de WiZink y su deuda

Fuentes de WiZink dudan que esta sentencia aporte luz, puesto que no especifica que no puede considerarse “notablemente superior” a la referencia del mercado. «En cualquier caso, los términos de comparación utilizados por el alto tribunal son confusos al comparar el índice TAE (que incluye comisiones) frente al TEDR (que excluye comisiones), el índice de referencia publicado por el Banco de España», añade.

«En cualquier caso, y como indica la Sentencia, habrá que analizar caso por caso atendiendo a las circunstancias de cada cliente», indican en WiZink. Las tarjetas de crédito con pago aplazado son un producto regulado y utilizado por consumidores en toda Europa. WiZink no comparte las consideraciones que realiza la sentencia en cuanto a la forma de comercialización y funcionamiento del producto. Como entidad bancaria regulada, WiZink, con créditos por más de 3.600 millones de euros, cumple con todas las normativas que garantizan una comercialización responsable de sus productos.

La deuda del banco que controla Värde, en todo caso, apenas reacciona al fallo. Los bonos, colocados en agosto de 2020 por 515 millones fueron para tras comprar el 49% la firma a Santander, porcentaje heredado de Popular. Paga un cupón del 7,25% en especie (Payment In Kind o PIK, en inglés). Es decir, no abona efectivo como intereses, sino más deuda. En caso de que pague en metálico, el interés baja al 6,5%. La deuda vencerá en agosto de 2023. Ahora se venden al 85% del nominal, sin cambios significativos, respecto al cierre de ayer y lejos del mínimo del 77% que marcó en septiembre.

Regulación

Fuentes del mercado, además, añaden que el tribunal se adentra en un tema que nunca fue objeto de juicio: la comercialización del producto. En la sentencia se especifica que se vende mal: «En ocasiones, añadimos ahora, mediante técnicas de comercialización agresivas». Es un producto regulado por el Banco de España y el Ministerio de Economía está en proceso de aprobación de una orden para evitar el endeudamiento máximo de los clientes de banca, con referencia explícita las tarjetas revolving.

Así, acotó el endeudamiento que puede asumir el cliente, de manera que su deuda financiera total –todos los créditos firmados en cualquier forma ya sea una hipoteca, un crédito para comprar el coche y el propio préstamo revolving– no puede superar el 40% de sus ingresos netos anuales. Economía considera que la cuantía anual que deberá amortizarse en los créditos revolving ha de ser el 25% del límite del crédito disponible. Además la banca estará obligada a analizar la solvencia del cliente para saber si le puede o no conceder un producto de este tipo.

El tribunal condena en costas a la entidad y prepara al sector bancario para una nueva oleada de demandas, en un momento en el que la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE que aboga por anular las hipotecas liadas al IRPH que se comercializaran sin la debida transparencia, ya prometía multiplicar los pleitos contra la banca.

Tarjetas «revolving», el lado más oscuro del crédito

Las demandas contra estos productos, que llegan a cobrar intereses entre el 20 y el 30%, han aumentado en los últimos meses

Noticias relacionadas

Dinero rápido, a devolver en cómodos plazos y sin apenas requisitos de concesión son los reclamos de las tarjetas «revolving» ante los que han sucumbido miles de clientes en España. Pero tras estas condiciones en apariencia favorables, a las que es complicado resistirse, se esconden unos altos intereses y un sistema de devolución del crédito que lo convierte en una cadena perpetua.

Estos plásticos, que son una tipología especial de tarjeta de crédito, permiten al usuario acceder de manera casi inmediata a una cantidad de dinero, 6.000 euros por ejemplo, para hacer compras y aplazar su devolución en plazos. El prestatario tiene dos opciones: elegir una cuota mensual fija, cuyo mínimo ronda los 20 euros al mes, o escoger qué porcentaje del saldo pendiente quiere devolver cada mes.

Al elegir la cuota que quieren pagar mensualmente, los consumidores tienen la sensación de que pueden asumirla, pero realmente con esa cantidad tan baja están dejando parte de los intereses sin pagar y casi no amortizan capital, de manera que lo que no pagan cada mes se vuelve a incluir en la deuda pendiente dando lugar a nuevos intereses.

«Es una constante recapitalización de esos intereses, con lo que se crea una especie de espiral de sobrecoste y nunca terminas de pagar el préstamo», advierte Patricia Suárez, presidenta de la Asociación de Usuarios Financieros (Asufin). Y pone un ejemplo: si para una deuda de 1.000 euros y un tipo de interés del 25,61% se pagan 25 euros mensuales, y sin añadir ninguna compra que haga incrementar la deuda, se tardaría hasta seis años y 10 meses en devolver la cantidad solicitada, habiéndose abonado 1.031,90 euros en intereses, es decir, la misma cantidad que se adeuda.

«Si se elige una cuota baja, el resultado es lo que llamamos “el pago eterno”. Nunca se termina de pagar porque no se empieza a amortizar», indica Pedro Javaloyes, director del Observatorio de la Financiación Familiar de la Agencia Negociadora de Productos Bancarios.

Según las cifras que maneja la firma independiente de intermediación crediticia, el peso específico de las tarjetas «revolving» en el total de las deudas por crédito al consumo de quienes solicitan una operación de agrupación de deudas no ha hecho sino aumentar: 11% en 2020; 14% en 2020; y 21% en 2020. Y dan un motivo: la facilidad para conseguirlas. El importe medio de lo que se debe en tarjetas «revolving» para casos de refinanciación ha subido de los 5.000 euros de 2020 a los 7.500 euros de 2020. «No es hiperrelevante en el conjunto de la deuda que se refinancia, que suele ser bastante mayor porque incluye la hipoteca de la vivienda, pero es el capítulo que por sí mismo ha crecido más», explican desde Agencia Negociadora.

Alto riesgo

La capacidad de adaptación al cliente que ofrecen estas tarjetas, lejos de ser una ventaja, acaba por convertirse en una losa. «Son productos financieros de alto riesgo porque tienen mucha flexibilidad. La gente esto no lo entiende porque no tiene conocimientos financieros», alerta Elisabet Ruiz-Dotras, profesora de los Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

Otra de la cara menos amable de estos productos son los elevados intereses medios que se aplican. El primer barómetro de Asufin dedicado a tarjetas «revolving» –realizado en 2020 en base al estudio de las 13 más representativas que ofrecen los principales operadores del mercado– revela que tienen un tipo de interés medio del 25,2%, más del triple del que rige sobre el crédito al consumo al uso, que a cierre de octubre de 2020 se situó en el 8,3%, según datos del Banco de España.

Una diferencia sobre la que ya se pronunció el Tribunal Supremo en noviembre de 2020, al anular por «usurario» el crédito concedido por Banco Sygma Hispania a un consumidor a un tipo de interés del 24,6%. El Alto Tribunal se basó en la Ley de Represión de la Usura, de 1908, que establece que «será nulo todo contrato de préstamo en que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso».

Sin embargo, desde el sector bancario insisten en que el término de comparación no deben ser los créditos al consumo en general sino las tarjetas de crédito (donde se incluyen las «revolving»), que en octubre del pasado ejercicio tuvieron un interés medio del 19,6%. «En el momento de la sentencia no existían referencias de tipo de interés de tarjetas “revolving” como sí hay ahora. Son dos productos diferentes desde el punto de vista comercial y financiero», defienden fuentes financieras.

«Son productos financieros de alto riesgo porque tienen mucha flexibilidad»

La Audiencia de Palma ha adoptado este criterio en un reciente fallo, pero ante la falta de unanimidad que han mostrado los tribunales, será decisiva la sentencia del Supremo a raíz del recurso de casación presentado por WiZink, antigua filial de Banco Popular, por el caso de una clienta a la que se había aplicado un 27% TAE.

Fuentes bancarias hacen hincapié en que el fallo del Supremo que se conocerá próximamente «va a clarificar» y que, en cualquier caso, «no ha habido mucha tensión en torno a este tema». «Los bancos cumplen con una regulación estricta, una supervisión exigente y con total transparencia en la relación con el cliente», apuntan diferentes fuentes del sector.

Pero los expertos consultados coinciden en que si el Supremo vuelve a dar la razón al cliente podría desatarse una oleada de demandas en los Juzgados de toda España, que afectarían a entidades de crédito y, en menor medida, a la banca tradicional. El bufete Arriaga Asociados revela a ABC que suman 4.000 casos en estudio y 1.500 demandas presentadas. «De acción principal siempre ponemos la usura y de acción subsidiaria la falta de transparencia, pero en todos nuestros procedimientos nos han estimado la usura», dice Ainoa Amado, abogada del bufete.

Javier Moyano, CEO de Reclama por Mí, plataforma de abogados especializada en reclamaciones de consumidores, subraya que «tenemos una cartera de más de 2.000 nuevos afectados en 2020 que están reclamando por este tipo de créditos. En relación con las demandas, de todas las presentadas hasta el momento tenemos más de 1.500 casos judicializados pendientes de ser resueltos». Desde el despacho afirman que «esto acaba de comenzar» y estiman que en 2020 y en 2021 las reclamaciones aumenten de forma «muy considerable».

Demandas por usura

Así las cosas, tras el escándalo de las cláusulas suelo y las preferentes, el sistema financiero español podría enfrentarse en los próximos años a un nuevo frente judicial por la comercialización de las tarjetas «revolving». «Un gran porcentaje de nuestras demandas están enfocadas en WiZink. Le siguen Bankinter Consumer Finance, Creditea, Cofidis y Carrefour», explica Moyano, y añade que, en menor grado, la banca tradicional también está afectada.

En Asufin, por su parte, tienen interpuestas hasta la fecha 62 demandas, a las que se suman 24 expedientes abiertos, siendo WiZink la entidad implicada en un mayor número de procedimientos, seguida de Cetelem. «Cada vez nos están llegando más consultas», aseguran desde la asociación.

Por el momento, el Banco de España, en su último informe de estabilidad financiera, de otoño de 2020, constata que se ha producido un «importante incremento» de las reclamaciones relacionadas con tarjetas de crédito, así como de los litigios sobre los términos de contratos de crédito «revolving», en particular las tarjetas de pago aplazado. «Esto sugiere un potencial aumento de la litigiosidad en este segmento del negocio bancario», señala el regulador. En 2020, el organismo registró 204 reclamaciones por esta materia y en 2020, con datos provisionales todavía sin cerrar, ascendieron a 595, si bien sus resoluciones no son vinculantes.

Consejos para los usuarios

– Desconfiar de los «chollos». Elisabet Ruiz-Dotras, profesora de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC, sostiene que «hay que estar alerta» ante cualquier facilidad de crédito que dé un banco o una entidad al consumo. «Los bancos no regalan el dinero», recuerda. Asimismo, recomienda no fiarse de productos financieros que se promocionan por la calle, como ocurre en muchos casos con las «revolving».

– Comparar ofertas y fijarse en la TAE. Un error frecuente que cometen los consumidores es tener en cuenta la cuota que deben abonar mensualmente en lugar de averiguar cuánto pagan de intereses. «Igual que los portátiles o los teléfonos los comparamos con el precio en euros, los productos financieros los debemos comparar con la Tasa Anual Equivalente», explica Ruiz-Dotras.

– Planificar para evitar endeudarse. Con el 2020 recién estrenado, es un gran momento para que los usuarios planifiquen los gastos que van a tener a lo largo del año y ahorren para hacer frente a los proyectos que quieran realizar y a posibles imprevistos. Ruiz-Dotras lanza un mensaje: «Ahora que estamos en enero, mi consejo es apartar un dinero cada mes para gastos extraordinarios en lugar de tomar deudas».

Bajo la lupa del Gobierno

El Ministerio de Economía y Empresa presentó el 25 de octubre en audiencia pública la propuesta de modificación de la orden ministerial de transparencia y protección del cliente bancario con el objetivo de aumentar la transparencia e información que deben proporcionar las entidades al usuario, reduciendo así las posibilidades de sobreendeudamiento con este producto financiero. «Un ciudadano que no esté bien informado o que no haga un seguimiento de la evolución de su deuda puede encontrarse con una deuda desproporcionada desde el punto de vista de la duración o de la cantidad», aseguró Nadia Calviño a finales de octubre durante su intervención en una jornada organizada por el Consejo General de Economistas.

En el proyecto de orden se recogen nuevas obligaciones para las entidades, como ofrecer una información precontractual más detallada, en la que se refleje, entre otras cosas, un ejemplo representativo de crédito «revolving» con dos opciones de cuota. Asimismo, la entidad deberá remitir al cliente información trimestral donde se especifique la fecha estimada de finalización del pago o el importe del préstamo. Asociaciones de consumidores como Asufin han presentado alegaciones a la propuesta, mientras que fuentes del sector bancario defienden que todo lo que sea reforzar la transparencia y la seguridad jurídica será bienvenido.

«El contrato era imposible de descifrar»

Hay una máxima que no falla: el crédito más fácil de conseguir es el más difícil de devolver. Por eso, las tarjetas «revolving», que se presentan como una vía de escape ante una situación económica delicada, pueden resultar a la postre un auténtico tormento. Bien lo sabe J.L.V, de 69 años. Su calvario comenzó en 2020, en los pasillos del aeropuerto de Gran Canaria, cuando –según cuenta–, una joven comercial se le acercó para ofrecerle una tarjeta de WiZink. «Yo dije que quería pagar a fin de mes. Al principio así lo hicieron, pero meses después me pasaron al cobro aplazado, con una cuota mensual de 18 euros. Nadie me dio explicaciones del funcionamiento ni de los problemas que podía tener», comenta.

Ante el desconcierto, preguntó al banco, que le explicó que solo amortizaba un 0,5% de la deuda y que lo demás eran intereses. «Llegó un momento en que las facturas llegaban a ser de 600 euros. Devolvía el recibo y me lo mandaban de nuevo. Además, me llamaban de una forma abusiva y de muy malas maneras», se queja este usuario que, según relata, se vio obligado a malvender una propiedad en Marbella «por el desconocimiento del derecho que tenía ante la ley». Según su versión, cuando solicitó a la entidad que le enviase los extractos, «el contrato era imposible de descifrar». Al saber que había afectados que habían judicializado sus casos, no dudó en hacerlo él también. Ahora, figura en la lista de Asnef (Asociación Nacional de Entidades de Financiación), que incluye a personas físicas y jurídicas que hayan contraído alguna deuda con algún acreedor. «Si yo quisiera arreglarlo de buena manera no me da crédito ningún banco», concluye.

José Tejero, madrileño de 57 años, contrató hace unos ocho años dos tarjetas «revolving». «Trabajaba de celador con un sueldo de 1.100 euros, tenía hipoteca y tres hijas menores a mi cargo. Estaba con el agua al cuello. Me pareció una solución mala, pero una solución», explica a ABC en conversación telefónica. Pagaba una cuota mensual de 100 euros y la TAE rondaba el 23%. «Era un agobio importante, cuando me mandaban el extracto del mes, de cada 100 euros 20 eran de la deuda y el resto de intereses. O tienes suerte y te toca una lotería o no terminas de pagar en la vida», lamenta. «Se hizo una bola de nieve y en febrero del año pasado dejé de pagar», cuenta Tejero, que contactó con Asufin para llevar a las entidades que le comercializaron los productos a los tribunales. «Una demanda ha salido a mi favor, los intereses no los tengo que pagar, solo la deuda que pedí», asegura.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

Like this post? Please share to your friends:
Opciones binarias: aprendizaje básico
Deja un comentario

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: